skip to main content

Tecnologías en Zonas de Conflicto: Una Mirada desde el Contexto Latinoamericano

Karla Palma

24 August, 2015

 

In this post Karla Palma shares with us the reflections of a group of scholars studying STS in Latin America and specially about the role of technology in areas of conflict. These reflections are materialized in the "Computing in Zones of Conflict: Interdisciplinary Perspectives from Latin America" panel. Which was presented in San Juan, Puerto Rico, in the framework of the conference of the Latin American Studies Association (LASA). The main question which guided the meeting was, what the connection points are between our research agendas in relation to study of technologies in Latin America? from the beginning, we recognized that our work takes place in areas where there are latent social conflicts, covering areas such as neo extractivism, militarization, drug trafficking, or the marginalization of non-dominant memories, but what else can we visualize from these spaces?

A mediados del 2014 un grupo de investigadores/as nos juntamos virtualmente desde diferentes puntos de las Américas para preparar una propuesta que se materializó en el panel que titulamos: “Computing in Zones of Conflict: Interdisciplinary Perspectives from Latin America” (“Computando en Zonas de Conflicto: Perspectivas Interdisciplinares desde Latinoamérica”). Presentamos este trabajo en San Juan, Puerto Rico, en el marco de la conferencia de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA por sus siglas en inglés). Mientras preparábamos la propuesta nos preguntamos ¿cuáles son los puntos de conexión que nuestras investigaciones presentan a partir de nuestro estudio de tecnologías en Latinoamérica? Desde un comienzo, reconocimos que nuestro trabajo se desarrolla en territorios donde existen conflictos sociales latentes,  abarcando áreas como el neo-extractivismo, militarización, narcotráfico, o la marginación de memorias no dominantes, pero ¿qué más podemos visibilizar desde estos espacios?  En las casi dos horas de presentación algunos ejes principales emergieron a partir de la discusión sobre tecnologías en zonas de conflicto, entre ellos se destacan el cómo las tecnologías en Latinoamérica impactan en la construcción de la memoria y la  visión, y a la vez el cómo estas tecnologías crean nuevas materialidades. Junto con esto, fue posible observar en cada una de las presentaciones el valor que cada investigador/a le otorga a situar su trabajo desde el espacio local, siendo conscientes de la hiper-visibilización de ciertos centros tecnológicos dominantes, que termina por invisibilizar las particularidades del conocimiento local. A través del trabajo de los/las investigadores/as es posible apreciar como discursos desde abajo emergen sobre el uso y desarrollo de tecnologías.

El panel consideró casos de diferentes partes de la región, como lo son el estudio de prácticas médicas en Bolivia (Rico Kleinstein Chenyek, Universidad de Illinois);  las tecnologías de producción minera en Los Andes chilenos (Karla Palma, Universidad de Illinois); y en Colombia las prácticas artísticas-digitales (Isabel Restrepo, Universidad de Antioquía), el estudio histórico del desarrollo tecnológicos desde la periferia (Fabián Prieto-Ñañez, Universidad de Illinois),  y el desarrollo de “hack labs” (Armando Castiblanco, Universidad de Los Andes y Anita Say Chan, Universidad de Illinois).

Las presentaciones del panel reflejaron la tensión que existe entre los discursos sobre tecnología y la persistencia de la memoria. En los discursos tecnológicos que se discutieron, se aprecia cómo diferentes instituciones de gobierno y del sector privado explotan una ansiedad por la materialización del futuro en comunidades donde existen conflictos o crisis latentes. Este futuro no dialoga con la experiencia presente o pasada de las comunidades que habitan estos territorios. Así por ejemplo, Castiblanco y Chan describen cómo en la ciudad de Medellín, donde aún se convive con la violencia del narcotráfico, se elimina tal experiencia para dar paso a lo que el gobierno y entidades internacionales bancarias llaman “la ciudad innovadora”.  Esta “ciudad innovadora” utiliza un discurso sobre desarrollo e innovación tecnológico con el fin de transformar a la ciudad en un espacio anacrónico.

Prieto-Ñañez, a través del análisis histórico de las prácticas culturales que impactaron en el desarrollo tecnológico de Colombia, corrobora esta tesis de la promesa tecnológica como parte de un futuro que obvia la memoria. En la década de los 80s,  Colombia se sitúa fuera de la cadena productiva de partes de computadoras al seguir el ejemplo de Francia, instalándose como parte de la cadena productiva al nivel de desarrollo de softwares. Si bien esta agenda de desarrollo desafía el mito del universalismo digital, este se hace desde un escenario central que no incorpora elementos como quiénes participan y a qué costo, ni las prácticas culturales propias del territorio.

Hoy en día, lejos de esta alienación, es posible encontrar espacios como hacklabs comunitarios que se apropian y diseñan tecnologías que generan un contrapeso del discurso centralizado que puja por la innovación y dinamismo de la ciudad. En estos espacios se lidia con la ansiedad por el futuro revisitando el pasado y sus efectos materiales. A través del desarrollo de tecnologías se reconstruyen archivos alternativos que ayudan a pensar en el futuro desde el espacio situado.

En el caso de las tecnologías mineras en Chile, la tensión entre la visualización del futuro y la descontextualización del pasado forma parte del progreso tecnológico que la industria minera necesita para su desarrollo estable. Esto se hace evidente en la forma en que la implementación de un discurso de desarrollo sustentable, desde la empresa privada y gobierno, se hace cargo de una promesa de cambio a futuro, a costo de la incorporación de las comunidades como activos del proceso de producción minero hoy en día. Si las empresas de marketing generan una imagen de “ciudad innovadora” donde se destacan los edificios en altura, colores metálicos, y un sentido de velocidad, en Los Andes se destaca una descripción de la naturaleza mediada por los discursos tecnológicos de las empresas mineras, así la historia de la montaña se recontextualiza en una historia de la minería.

La relación memoria y visión también se apreció en la conexión entre el uso de lo digital en espacios artísticos que Restrepo utiliza como una forma de dar cuenta del contexto a través de narrativas digitales. En su trabajo la autora demuestra cómo en instalaciones artísticas donde se abordó temas como conflicto, violencia y trauma, la audiencia interviene ocupando el espacio como propio. En esta dinámica, es donde se permite que la voz propia emerja facilitado por herramientas digitales que son parte de las instalaciones artísticas. Estos espacios de construcción simbólica y material alteran la individualidad de la producción artística, generando un sentido de comunidad que es parte de las instalaciones, democratizando hasta cierto punto la generación del medio y haciéndose cargo del pasado colectivo.

Memoria, visión y materialidad también forman parte del estudio de la implementación de una legislación que incorpora la medicina tradicional dentro del sistema de salud boliviano. El trabajo de Kleinstein Chenyek demuestra como a simple vista el reconocimiento del conocimiento local y su institucionalización como parte del sistema de salud, genera regímenes de inclusión y exclusión bajo el auspicio del desarrollo de la justicia y la tecnología. La medicina tradicional como un sistema es diseminado, enseñado, aprendido e incluso resistido a través de la cultural digital, visual y escrita que es diseñada desde una visión de gobierno que busca administrar la población, destacando como uno de sus principales enfoques el manejo del embarazo y el puerperio de las mujeres con el objetivo de controlar el alto nivel de mortalidad infantil en el país.

A través de estas presentaciones es posible describir como el salto al futuro que se desprende de discursos tecnológicos homogenizantes, encuentra un contrapeso en las prácticas tecnológicas no institucionales. Y a la vez, podemos observar como el desarrollo tecnológico situado desde las periferias de la hegemonía tecnológica se hace cargo de las tensiones creadas por los conflictos, rescatando y reconstruyendo memorias para la construcción de un futuro análogo y digital.  

*Karla Palma is a Phd in Communication and Media and a journalist from Chile. Her research interests include the study of mining industry technologies with a special emphasis on the construction processes of nature, vision, media and gender. Contact: karla.palma@gmail.com 

  • Google+
  • LinkedIn

Backchannels / Report-backs

Reports and commentary from meetings, workshops, and seminars of interest to the STS community, with images and other media.